Seleccionar página

Recientemente un grupo de científicos y planificadores urbanos del Instituto de Tecnología de Massachusetts  señalaron que es muy simple averiguar a quien pertenecen los datos, lo anterior por cuanto se trabaja con diversos conjuntos de datos dentro de una ciudad.

Carlo Ratti, Profesor de Tecnologías Urbanas y Planificación del Instituto de Tecnología de Massachusetts señalo, que primero, se combinaron dos conjuntos de datos anonimizados de personas en Singapur, uno de los registros de teléfonos móviles y el otro de los viajes en tránsito, cada uno con “impresiones de ubicación” que detallan la hora y el lugar de cada punto de datos. Luego utilizaron un algoritmo para hacer coincidir a los usuarios cuyos datos se sobreponían estrechamente entre cada conjunto, es decir, tenían registros telefónicos y registros de tránsito con las impresiones de ubicación y tiempo similares, seguidamente rastrearon qué tan cerca se combinaban esas impresiones con el tiempo, al final, se tardó una semana en igualar al 17% de los usuarios y a las 11 semanas para alcanzar una tasa de precisión del 95%. (Con los datos GPS añadidos de los teléfonos inteligentes, tardó menos de una semana en alcanzar ese número).

Si bien es cierto que el grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts  no estaba tratando de identificar a usuarios específicos, el estudio arrojo que alguien podía con este conjunto de datos anonimizados, unirlos con otros datos personales y así identificar a las personas.

A pesar de que estos datos pueden traer cambios importantes en las ciudades, los investigadores señalan, que las personas deben conocer los riesgos potenciales de compartir datos de movilidad y agregó que actualmente gran parte de esta información está en manos de empresas e instituciones públicas que conocen nuestros datos a pesar de que no sepamos de ellas.

Fuente: www.fastcompany.com

Imagen tomada de geralt / 18959 imágenes

 

Share This